La mejor lana del mundo: la lana merino